Mi marrano estrena lazo – La tienda

Tiene 9 comentarios :|: Publicado el 23 de septiembre de 2013 en Talleres de artesanía, Tiendas físicas,

rincon tienda

Mi marrano estrena lazo nació de la mano de Adriana Núñez como una marca de artesanía donde los cuentos de hadas nos hacían compañía en nuestros cuadernos. Móviles y muñecos donde los adultos aprendemos a disfrutar como niños y sonreímos con fundas de móviles con animalitos juguetones, broches, amigurumis, personajes, adornos de navidad o corazones.

“Todos éstos me han acompañado estos años pero era hora de seguir avanzando, por eso he abierto la tienda de este marranito tan tierno al que todo el mundo cae bien.”

La tienda está dividida en tres partes. Por un lado se vende artesanía, de la marca Mi marrano estrena lazo, y de otras artesanas. Desde bisutería, complementos para bebés, jabones  naturales o muñecas multicolores. Otra parte, donde se vende material craft: lanas, bloques para carvado de sellos, agujas, tintas, washi tapes, telas adhesivas, fat quarters, arcilla poliédrica, fieltro de lana… un poco de todo… Y la tercera parte destinada a talleres creativos y de cosas bonitas, donde la gente no sólo aprenderá, sino que además podrá disfrutar de una taza de café, en buena compañía, haciendo lo que más les gusta.

“Esta tienda de cosas bonitas está dividida en dos plantas, con mucho encanto y muebles restaurados de mí, donde se cuida cada detalle, y donde te sentirás como en casa. Llega el otoño ¿Quieres venir a tomarte una taza de café o chocolate?”

Continúa leyendo..

Share

Mi marrano estrena lazo

Tiene 8 comentarios :|: Publicado el 11 de enero de 2012 en Broches, Chupeteros, Decoración, Fieltro, Fundas, Horquillas, Patucos,

[singlepic id=5279 w=400 h=400 float=left]

Adriana (tienda) nació en Lugo, Galicia, aunque de pequeña se fue a vivir a Madrid. Estudió Arquitectura Técnica y estuvo trabajando como profesional durante 7 años. Vino la crisis que empezó por la construcción y que la dejó sin trabajo, así que cambió su lugar de residencia a un pueblecito de Ávila y tuvo que pensar cómo ganarse la vida casi desde cero.

“Una oposición fue lo mejor que encontré, había que estudiar mucho y para relajarme comencé a hacer pequeños broches de fieltro, recordé que me gustaba hacer cosas con mis propias manos, como de pequeña, y las horas del día las ocupaba cada vez más dibujando y cosiendo. Mis amigos, pareja y mi familia me animaron a abrir un blog, y este febrero hará un año.”

Empezó la búsqueda de pequeñas tiendas, de esas donde tienen un montón de telas y retales, y se hizo con un cargamento de fieltro, botones, lanas, abalorios… Luego vinieron las ideas, que saca de su alrededor, de un escaparate, un niño, o la naturaleza. Se maravilla fácilmente y le gustan miles de cosas que utiliza para inspirarse: la fotografía, hacer nuevas recetas, el interiorismo, leer, el cine, los animales, la luz que entra por la ventana, las hojas escarchadas por la mañana, el olor de la leña, un campo lleno de lavanda…
Continúa leyendo..

Share