Un Sastre Desastre

Tiene 3 comentarios :|: Publicado el 22 de febrero de 2011 en Ilustración, Pintura,

[singlepic id=2826 w=390 h=390 float=left]

Mireia Sala nace hace 21 años en un pueblo cerca de Barcelona. Hija de madre y tía artesanas (Desedamas) y envuelta de una familia tan creativa que a veces se le olvida. Desde su bisabuela hasta su prima, todos usan sus manos, manitas, manazas, para crear: cosen, pintan, tallan, etc.

“Cuando era pequeña no me gustaba dibujar, al menos no recuerdo pensar que se me daba bien, lo que me gustaba era empezar novelas que se quedaban en tres páginas. A medida que fui creciendo, las mesas de mi clase empezaron a estar todas pintadas por mí, nadie borraba mis dibujos, ¡les gustaban!”

Acabó la secundaría y se fue de cabeza al bachillerato de Artes. Esos dos años me los pasó a medio camino entre las clases y el taller de su madre y su tía. Allí se dio cuenta de que quería continuar trabajando con sus manos, un tanto lunáticas, pero que ya las sabría dominar más adelante.

Continúa leyendo..

Share

Desedamas

Tiene 6 comentarios :|: Publicado el 9 de febrero de 2011 en Decoración, Fulares, Hogar, Patchwork, Pintura, Seda,

[singlepic id=2375 w=380 h=380 float=left]

Cecilia y Mercè son hermanas y comparten vida, familia y trabajo.

“Lo que comenzó como una afición y un sueño, desde hace una década se ha convertido en nuestra forma de vida. Y es que realmente nuestro trabajo está tan entrelazado en nuestra vida que no podríamos separar una cosa de la otra. Nos consideramos muy afortunadas porque podemos vivir de lo que nos gusta.”

Van vendiendo sus sedas y creaciones en ferias de artesanía, muchas de ellas lejos de casa y eso les ha permitido disfrutar de muchas experiencias. Hay que destacar que han quedado finalistas en las dos últimas ediciones de los Premios Nacionales de Artesanía.

“Tenemos muchos recuerdos de telas, botones, ovillos de lana, ganchillos… La máquina de coser omnipresente y siempre proyectos en marcha. No recordamos la primera vez que cosimos a máquina o hicimos nuestra primera labor de ganchillo, porque fue algo adquirido al mismo tiempo que leer o escribir. En casa, y especialmente nuestra madre, siempre nos animó a crear y realizar cosas por nosotras mismas. Desde niñas nos han dado rienda suelta a la imaginación y al juego, lo que nos ha ayudado a que ese juego se haya convertido en una forma de vida.”

Continúa leyendo..

Share