Artesania Faro

Tiene un comentario :|: Publicado el 23 de mayo de 2011 en Abanicos, Fulares, Ilustración, Pañuelos, Pintura, Seda,

[singlepic id=4091 w=390 h=390 float=left]

Detrás de Artesania Faro están Fátima Menchén y Rocío Moya. Las dos estudiaron Bellas Artes en Sevilla, aunque ahora viven en Barcelona. Fátima se fue hace casi dos años a cursar un postgrado de Ilustración Creativa en la escuela Eina y Rocío, amiga de toda la vida, se mudó el verano pasado.

“Nos licenciamos en el 2007 y desde entonces he intentado llevar de la mano la faceta como ilustradora y pintora junto con la faceta de artesana. Soy de la opinión de que lo que se entiende como arte y la artesanía están separadas por una línea muy delgada a veces incluso inexistente. Desde hace algunos años empecé a hacer exposiciones en Sevilla y me di cuenta de que mi obra gustaba, pero la gente de a pie no puede permitirse pagar un cuadro. Entonces decidí símplemente coger otro soporte más asequible: un abanico.”

Empezó muy poco a poco, vendiéndolos a gente cercana y del boca a boca terminó exponiéndolos en un conocido bar de Sevilla. Al mudarse a Barcelona fueron bien acogidos y empezó a venderlos en una tienda de souvenirs artesanales en el centro. Desde entonces le ha ido bien con esta tienda, pero ahora que Rocío ha querido formar equipo, pretenden llegar a más público y aumentar el número y la calidad de la producción.
Continúa leyendo..

Share

Andori

Tiene 3 comentarios :|: Publicado el 19 de marzo de 2011 en Abanicos, Bebé, Camisetas, Fulares, Guantes, Ropa, Zapatillas,

[singlepic id=3334 w=355 h=355 float=left]

Juan Ferrando es licenciado en derecho, vive en Valencia y empezó a pintar por casualidad en el año 82.

“A la gente le gustó y me empezaron a hacer encargos, por lo que decidí tomármelo un poco en serio, comprar camisetas en mayor cantidad y ofrecerlas a varias tiendas. Todo esto mientras estudiaba, pero tres tiendas en Valencia aceptaron vender mis productos, de lo que me siento muy orgulloso.”

Se fue de España un tiempo, al poco de volver se casó y empezó a pintar algunas cosas para su mujer. Luego vino su hija, que le hacía estar levantado los sábados y domingos a las siete de la mañana, por lo que decidió que era buena hora para pintar.

Continúa leyendo..

Share

Alabastrina

[singlepic id=2963 w=390 h=390 float=left]

Mari Carmen Matías es de República Dominicana, estudió Diseño de Interiores y hace unos años que vive en Valencia.

“Recuerdo que de niña me gustaba mucho pintarle ropas a las muñecas de papel y se pensaban que me haría diseñadora de modas porque no paraba. Ya en mi adolescencia tuve la oportunidad de aprender y trabajar la cerámica, creo que esto inclino mis aficiones por la artesanía y la pintura. No me gustaban las piezas que salían de los moldes, lo que mas llamaba mi atención eran las piezas modeladas y que podía crear a mi gusto.”

Hizo algunos cursos de pintura artística, pintura decorativa y algunas manualidades. La pintura decorativa ha sido siempre su gran pasión, se ha sentido como si tuviera alas pudiendo pintar sobre cualquier superficie, cualquier cosa, en la técnica que le apetecía.

Continúa leyendo..

Share

Disimusa

Tiene 6 comentarios :|: Publicado el 7 de febrero de 2011 en Abanicos, Bisutería, Corbatas,

[singlepic id=2650 w=390 h=390 float=left]

Detrás de Disimusa están Mamen y Adriana, madre e hija.

Mamen siempre ha estado muy comprometida con el arte o más concretamente con la artesanía y la pintura, es autodidacta. La formación que ha logrado ha sido a base de ponerle mucho interés a todo lo que le gusta y dedicarle muchísimo tiempo. Adriana es licenciada en Bellas Artes  y desde hace por lo menos 10 años vende artesanía por mercados, ferias, festivales… Comenzó con cuero, luego macramé, todo siempre hecho a mano con mucho cariño.

“Un día que ninguna de las dos recordamos exactamente, hace aproximadamente dos años, mi madre me llamó para decirme que había utilizado un abanico como soporte para una de sus creaciones, nos cautivó desde entonces la infinidad de posibilidades que nos brindaba y empezamos a pintarlos, decorarlos, trasformarlos, desestructurarlos y hasta hoy, después de haber diseñado cientos de abanicos no se nos agotan las ideas.”

Continúa leyendo..

Share